La Pluma

Moros Negros La Pluma nace en 1977, en un momento cualquiera como lo hacen las cosas sencillas. Fue en la sobremesa de un concurso de palomos deportivos, que organizaba de forma anual la sociedad colombófila de Guardamar del Segura. En ese almuerzo, un grupo de componentes tomaron la decisión de crear una comparsa mora, que por ser en un principio de colombófilos, en su mayoría, se denominó "La Pluma". Fue la primera comparsa mora que desfiló por las calles de nuestro pueblo. Esta sociedad obtuvo su escudo de la unión de una pluma de paloma y la media luna.

Nuestra comparsa y sus desfiles se han caracterizado por la espectacularidad de sus trajes y el colorido maquille que cada una de nuestras filadas luce. Nueve filadas de adultos son actualmente las que desfilan: Els Alts, Els Xaparros, Les Dones, Les Xiques, Els Rics, Els Xicarrons, Les Negres, Les Xiquetes y Els Moscos. Junto a ellas también lo hacen el futuro de las fiestas de moros y cristianos, los niños. Durante este tiempo ocho han sido las capitanías que hemos ostentado, y desde estas líneas queremos mostrar nuestro agradecimiento a los sultanes que nos representaron en cada una de ellas, así como a las abanderadas que lo hicieron en el pasado, y que lo harán en el futuro.

Aunque para nosotros todo no ha sido desfilar, y eso es algo que todos los presidentes y sus juntas directivas entendieron desde un principio. Por eso, si algo hemos intentado cuidar a lo largo de estos años es el buen ambiente. La sensación de que cada vez que nos reunimos para celebrar el Mig Any, una comida cualquiera o en la fiestas de San Jaime, lo hacemos porque nos sentimos parte de algo que no se puede explicar. Y esto se vió reflejado en las diferentes ubicaciones que ha tenido la kábila, desde la primera en la calle los pinos, pasando por la situada en la casa de un querido comparsista hasta el patio del Colegio Molivent.

A lo largo de todos estos años Moros Negros la Pluma ha ido creciendo, y esto ha sido posible, gracias al esfuerzo de todos que conseguimos que las tres filadas iniciales se convirtieran en las nueve actuales, que son el punto de partida de lo que esperamos sea nuestra historia.